miércoles, 19 de mayo de 2010


amar a un simio es un gesto de pasión heroica,
pero amar a un hombre, que además es una raza desprestigiada y subordinada en el siglo XXX, eso es la cumbre del romanticismo heroico.
si alguna vez alguien me ama
que sea con el amor que inspira una especie en extinción.

No hay comentarios: