miércoles, 19 de mayo de 2010


la gente que vive en el bosque no desea ser vista.
la gente que vive en el desierto sí,
espera ser encontrada y salvada.

Quiero morir por la mordida de un animal feroz…

Quiero morir por la mordida de un animal feroz
tal vez no un oso pardo ni un tigre de Siberia
si no uno insignificante, pero mortal.
Incluso podría ser una especie vegetal muy tóxica.
Quizás una especie que ni siquiera haya sido descubierta
y a la que después le pongan mi nombre.

En algún lugar del mundo, en las selvas, bosques,
desiertos, océanos, etc.
hay un animal desconocido para cada uno de nosotros
cuyas mordidas y ataques nos salvaran para siempre
de nuestros malos espíritus
como antídotos milagrosos pero devastadores.
Y a la vez nuestras mordidas fatales también
pueden tener en los otros
Grandes Poderes Curativos.

Hay que vivir buscando,
encontrar para ser encontrado,
viajar, expuesto, pieles rojas chillonas,
lleno de olores, de musculatura, de señuelos
como en “Leyendas de Pasión” con Brad Pitt,

Hay que vivir para ser mordido
y hay que vivir para morder.

Internet sigue perfeccionándose,
acelerando su velocidad y diseño.
Gasté 10 fichas en la máquina de peluches
y todavía no pude darte un beso.


pingüino francés
pingüino francés
¿por que tirar tu dignidad a un charco?
te imagino sin manos
escribiendo deforme en tu cuarto
las persianas bajas
y un balde de pescado fresco junto al teclado
las cartas de amor se contestan o se devuelven, pingüino francés
pingüino francés

me gustaría tanto no querer ninguna cosa

me estoy guionando la vida. cuando termine, hablar va a ser como sacar una aplanadora secreta del bolsillo

Se dice que corre el año 2075
y esa es la fecha de nuestro encuentro

que visito tu casa día por medio
y que nos revolcamos en el piso de tu cuarto
gritando los nombres de las mujeres y los robots
que nos habían traicionaron

pero ninguno de los dos cree
en ese infierno de la cronología.

¿Cómo ganarle a la máquina de los peluches?

Yo conocía el truco para atrapar osos de los buenos.
La garra gruesa y cromada no tenía secretos para mí.
Los ojos abiertos y quietos, el desliz de la mano
sobre la robótica simple,
el beso afortunado de mi novia en el tiempo que teníamos
para sacar el premio.
Dulces conocimientos comparados
con los que ahora me aquejan:
¿cómo ensamblar un robot y programarlo para el mal?

NO ESPERES NADA


P.O.P.

Jugando al Prince of Persia, así paso mi tiempo
hasta volver a verte.
Así pruebo mi suerte:
jugando al Prince of Persia
y tomando drogas fuertes.



amo odiar en equipo

Los Lores del Sith

Cuando el futuro del mundo está en peligro,
o el futuro de los número 1 del mundo,
entonces todos somos jefes de algo
en nuestro escuadrón de combate virtual “Lores del Sith”.
¿Qué amigos tenemos? Ninguno.
Yo sólo tengo un jefe, mi oficial de reclutamiento;
él me esta enseñando a vivir.
Por eso va a soltarme la mano en una multitud
y a borrar todos esos mensajes que puedan traerme de vuelta.
de manera que logre cumplir a tiempo con mi misión.
Yo tenía una novia, ella por el contrario
me estuvo enseñando a morir.
Pero esta noche en el ciber todos somos jefes de algo.
Y yo también soy jefe ahora de una minúscula porción del bando galáctico
que llevaré a sobrevolar a salvo la flota de los Hunter Demons.
Hace una semana que estoy encerrado sin poder salir,
pero sé que esta noche, cuando las membranas metálicas de los techos resuenen
y te estés preguntando inquieta por qué hay bajas de energía en toda la ciudad
pensá que un pequeño líder de la Alianza Rebelde
se esta convirtiendo en una leyenda de los juegos multijugador.
pensá que ese pequeño líder te ama
y que la gente que no juega termina siendo dada de baja.
Pensá que éste es un año de dedicatorias.

La compañía telefónica de Alaska promete tentadoras promociones

Tenía algo serio para contarte
que ahora no recuerdo.
La compañía telefónica de Alaska promete
tentadoras promociones.
Esta semana fue durísima
y otra vez estoy empezando a flaquear.
Las comunicaciones satelitales se desvanecen
bajo los copos de nieve gigantes
Las torres de telefonía móvil se desploman
como árboles que derriba el viento.
Estoy tratando de tipear correctamente estas palabras
pero mis aletas de pingüino resbalan en la numeración.
Todo es terrible.
Siempre se ha dicho que no se debe enviar
mensajes de texto en estado de ebriedad,
a la salida de los recitales, sucio y empetrolado,
pero sé que me va a llegar la hora
y nunca estaré listo para cantar la próxima canción.
Tengo todo el domingo para descansar
y el lunes, martes y miércoles para resucitar
entre los primeros destellos sobre el hielo de mi iglú
bajo el sol que se anuncia.
No me importaría morir en tu lugar
pero no quiero despertar mañana crucificado y triste.

Virtual Snowboard

Hace unos meses atiendo una casa de videojuegos
en el camino que coincide con la carretera de Urdax, Pirineos.
El lugar se encontraba cerrado por falta de peregrinos
a los que dar cobijo
pero ahora nuevas pandillas bajan de los montes alvinos
y pasan sus noches entre el calor eléctrico de los arcades
y el dinamismo de los pinballs.
dando lustre a un perdido espíritu de competencia.

También hay duras riñas en las que a veces alguno
se rompe el cráneo
y es reanimado por gigantes perros de montaña
y puestos nuevamente en su sitio
Los alborotadores son parte importante de mi negocio
como licores fuertes que despiertan la incontinencia
de la juventud.
En la casa de videos hay 2 opciones: pelear o jugar
y ninguna de las dos se contradice.

Junto a mi local esta la vieja tienda de Anastasia
donde también se puede parar a tomar a algo
y disfrutar de la compañía
de muchachas fuertes como cabras montesas.

En el Games Center “Montes Nevados”
se puede pasar un buen rato
salvarse del frío, la soledad y el miedo
ganar bonitos osos de la máquina de peluches
y partir con buenas sensaciones.

Aunque a veces un cartel de neón puede indicar también
que estás en un camino equivocado.

flyer de mí mismo

Motoquero solitario

El motoquero solitario del infierno
que carretea por estas colinas blancas y empinadas
deja una estela de destrucción insalvable,
irreparable aún para la nieve que lo precede.

El forajido fuerte y sabio
con tan pocos compromisos y tanto tiempo que perder
lleva sobre el cuero polar de su chaqueta algunas focas
pues es más cruel con las cosas pequeñas e indefensas.

Su mirada trasciende la tormenta de nieve
como esos nadadores del delta con la capacidad de ver
a través de la corriente terrosa
pero que aún así se niegan a llegar primeros
por respeto al río.

El motoquero solitario del infierno
que carretea por estos montes nevados
estuvo tanto tiempo fuera del amor y la belleza
estuvo tanto tiempo fuera de Arizona
que ya no sabe o no entiende
lo que es sentirse mejor.

es otra metáfora del amor

Mundial de Clubes


Recuerdo las tardes en que te invitaba
al club de té “Los Maricones”.
Siempre te esperaba, con la mirada posada
en la oscuridad del bermellón
espeso en el fondo de la tazas.
Ahora sé que pasabas tus tardes
en el club de café “Los Tipos Duros”
y que no le ponías azúcar a nada.

me gano la vida

Bandos

El terrorista de corazón joven y aventurero
vuelve a su hogar cansado
de bombardear el universo,
disfruta de una cena confortable que lo satisface
junto a su esposa, quien lo abraza antes de dormir
y le da un beso cálido de buenas noches.

La central nuclear resplandece entre llamas flameantes
y un escuadrón de rescate trabaja incansablemente
sobre ese árbol de navidad gigante.

Los agentes de la unidad antiterrorista
sólo ven trabajo y somnolencia
en el futuro de sus siguientes días
y una vez más se lamentan
de estar del lado de los buenos.

amar a un simio es un gesto de pasión heroica,
pero amar a un hombre, que además es una raza desprestigiada y subordinada en el siglo XXX, eso es la cumbre del romanticismo heroico.
si alguna vez alguien me ama
que sea con el amor que inspira una especie en extinción.

cuando nacés no podes esconderte jamás

Club “Edad Dorada”

Te soltaron la mano en una multitud en Sudán
muy lejos de casa
pero la revolución estaba en otro lado.

Comandaste el Nobile por el infierno del Polo Norte.
Contaste el infinito dos veces
pero la revolución estaba en otro lado

Caminaste por el corazón de las tinieblas
lejos de las oficinas mercantiles.
Peleaste con lobos y otras alimañas.
Volviste en taxi en la oscuridad de la noche
porque la revolución estaba en otro lado.

Ahora esperas a tu mamá en la puerta de los comercios.
Limpias un poco el polvo de tu habitación
y pasas las tardes en la casa de videojuegos.
En tu ausencia instalaron nuevas máquinas de carreras
y esa es la mejor revolución que pudiste conseguir hasta ahora.