lunes, 22 de abril de 2013

es muy tarde y escribo poesía
no como un joven si no como un viejo poeta,
ancestral, de mil años.
ya no robo cosas de traducciones automáticas de google.
ahora ahondo en la profundidad de mi ser
buscando conceptos substanciales.
por ejemplo: seguro que hay sol mañana.
apuesto a que hay sol mañana.
pase lo que pase seguro que hay sol mañana.
sólo estoy a un día de distancia.

Los clientes se mueven como en un baile por todo el local
viendo cosas, tocándolo todo
son movimientos tensos y rígidos, casi de artes marciales
afuera los hijos de las clientas matan hormigas, las pisotean.
quiero correr a gritarles No maten a las hormigas!
Todas las noches vuelvo del trabajo y ceno con mi mamá.
después casi siempre nos sentamos a ver en la televisión
la repetición de una exitosa novela colombiana del 2004.

Esa es mi vida, y si no les gusta tengo otras.

viernes, 19 de abril de 2013

La poesía

La poesía se escribe en macs velocísimas y blancas como la nieve
baja como borradores perfectos.
Mis poemas deberian estar producidos por la conjuncion de asuntos
de miles de mails encantadores enviados por gente que me aprecia realmente.
Hubo un momento en que internet habia llegado para salvarme,
en el sentido social, estético y cultural.
Antes conocía mucha gente por internet, a todo mis amigos,
a todas mis novias, pero eso ya pasó.
Las voces se multiplicaron y mi voz se acalló para siempre.
Hay problemas de sociabilidad tan difíciles
que ninguna computadora podría llegar a resolver,
así como algunos problemas de matemática.
Quizás dentro de miles de años.
Las tardes de sábado son las más tristes en la ciudad
Cerraron todos mis bares favoritos
y en las librerías ya no quieren recibirme.
Quién lo diría: los 2000 de a poco van figurando entre mis décadas más nostálgicas.
Vuelvo a escribir poesía sentado en los halls de los cines de trasnoche.
Recuerdo con emoción el estreno de Spiderman 1,
los cines estaban realmente convulsionados esa noche,
había mucha inspiración en el aire.
Después me voy caminando lentamente a Plaza Moreno.
con el viento en contra, mientras me acerco a la catedral voy mirando las torres.
Me siento en un banco y fumo un poco.
Es una escena casi mítica, como salida del romanticismo alemán.
Siento que cuando mis poemas y canciones estén todos escritos
y sean realmente verdaderos y cumplan su función mágica,
entonces nadie podrá tocarme,
quiero decir que nadie podrá "hackearme"
puesto que por fin mi "yo" será "otro".

lunes, 15 de abril de 2013

Mi auto se perdió durante la gran inundación.
Se lo llevó la corriente y nunca nadie lo encontró.
Yo no estuve ahí para salvarlo.
Él estaba solo y simplemente se fue
junto con un montón de cosas.
Él era fuerte pero no resistió.
Yo salí esa mañana pero ya era demasiado tarde.
¿Cómo expresarse adecuadamente sobre un auto?
Todos decían que mi auto se parecía mucho a mí.
Miro cada tanto por la ventana.
Creo que voy a pasarme 3 años en la cama
lejos del mundo exterior
y eso incluye internet.
Junté muchas latas de comida en una de las habitaciones
y pienso alimentarme de eso.
Pagué cablevisión por adelantado.
Puede que en estos 3 años me fortalezca
o puede que me termine de debilitar.
Las demás personas van a estar todas juntas en algún lado
en alguna inauguración bebiendo algo.
Leer poesía me haría sentir mejor.
Leer poesía en una cueva de osos me haría sentir mucho mejor.
y que una familia de osos me adopte como a Maggie Simpsons
y me malcríe con obsequios robados a otros acampantes
como canastas de picnic, ipads y novelas de verano.




sábado, 13 de abril de 2013

Dueño de lo que carece de futuro

Cuando un niño se golpea y comienza a llorar
los demás niños lo observan sin hacer nada.
aún cuando la caída ha sido dura.
le preguntan ¿estas llorando de verdad?
Esa es su reacción ante el dolor.

Todos los días me despierto
y la historia continua.
Suena la cortadora de pasto de los vecinos,
cantan las chicharras platenses.
tomo el transporte publico para llegar a mi comercio.

De la literatura y el deporte aprendí
que para ser poeta, así como tenista,
hay que ser obsesivo y solitario.

La primera vez que tomé Crystahl meth en primera base
solo bateé cuadrangulares esa noche.

Escribo intermitentemente en mi local
pero en realidad estoy muy lejos de acá
bajo las luces bioluminiscentes de la colina
que iluminan las mansiones más caras.
Elijo los barrios más caros pero confien en mí,
trato de ir de lo más claro para que la oscuridad tenga mejor contraste.
Esta noche en realidad voy a estar rapeando mis poemas para todos ustedes
con un traje de mil dolares.
Voy a hablarles como siempre del dolor y la melancolía.
ustedes me van a escuchar con la atención de pájaros nocturnos.
Despues intentaré romper el record de 18 whiskies de dylan thomas
para terminar suavemente recostado sobre las zanjas.

pero no se preocupen,
creanme que esta noche las águilas
rezaran por nosotros.



Ahora sólo me detengo para recibir dinero de una venta
listo.sigo escribiendo.



Soy dueño de lo que carece de futuro,
como mi pequeño comercio
que no tiene trascendencia en el tiempo
(no al menos como las grandes cadenas).
Soy dueño de lo que carece de futuro
de todo menos de mi dolor
que sí aspira a tener trascendencia en el tiempo
encapsulado en estos poemas,
en los borradores de entradas de este blog.
y ustedes lectores al leerme sólo deberían
acercarse a mí pasivamente, con indiferencia
y preguntarme: ¿estás llorando de verdad?









viernes, 8 de febrero de 2013


Cuando era joven mi piel era blanca como el papel.
Nunca estaba al sol.
Recuerdo claramente cómo era todo.
Vivía en casa de mi abuela.
Dormía en el living.  No tenía una habitación.
Durante la noche, desde mi cama,
podía oír el crujir del viejo mueble familiar
que contenía la vajilla de varias generaciones.
Afuera los gatos peleaban en los tejados.
Cada tanto mi abuela golpeaba fuertemente la pared.
En el ambiente todavía se podía sentir el aroma al café de la cena.
Se sentía bien ese orden nocturno, esa seguridad.
Yo luchaba por no dormirme,
por prolongar esos minutos antes del sueño.
Luchaba en silencio y petrificado, en la oscuridad,
para que la mañana no llegara tan rápido,
para demorar un poco el futuro,
arrebatador y sospechosamente trágico.

viernes, 1 de febrero de 2013


Petrificado con mi carro en el supermercado.
No quiero nada pero necesito de todo.
Camino lentamente hacia la esquina de los cereales.
Sólo ahí me siento seguro.
Miro las cajas coloridas y fuertes.
Ellas representan la salud y la felicidad
Pequeñas cajas de autoayuda.
Todos esos personajes dibujados,
 los animales antropomorfos,
como líderes de una antigua dinastía zen.
Ellos poseen la verdad.
La esperanza es lo mejor que tenemos, nos dicen.
Las cosas buenas duran para siempre.
Nos pasamos los días planeando el futuro.
El futuro nos hace confundirnos, pienso
mientras soy escoltado hasta afuera de las instalaciones.
Los fantasmas beben cocacola.
No nos queda mucho tiempo.

jueves, 17 de enero de 2013


Dispersos en la selva, desorganizados,
formando un picnic melancólico.
Cruzamos el pantano con una nevera de plástico helatodo
llena de latas de cerveza.
El viento nos volaba el pelo a veces.
Por el sendero de troncos llegamos a la pequeña cabaña,
nuestro nido de águilas.
De a poco sentimos como si estuviéramos reapareciendo.
Nuestra cama junto a la ventana
y poder ver televisión de la mañana a la noche
al modo de los príncipes persas.
Hay tanto por hacer y tan poco tiempo.
Ser tristes como Beethoven,
pero también ser japoneses en la tristeza.
Nos pasamos las noches planeando el futuro.
Nos arreglamos para el desayuno.
Hay tanto por cantar todavía,
tanto que entregarle al mundo.
Sólo dennos 30 o 35 años para recuperarnos.

martes, 15 de enero de 2013

Nuestras madres nos dijeron que algún día...

Nuestras madres nos dijeron que algún día
nos haríamos hombres,
que algún día nuestros nombres se encenderían
en la profundidad de la noche.

Sé que las cosas irán cada vez peor, pero no importa
porque también mejorarán.
¿Qué haremos el resto de los días?
Todas las noches me despierto, me pongo mi abrigo
de piel de camello, y camino hasta el farmacity,
entro, compro una cocacola y hago la fila
mientras pienso en todos y en nadie a la vez.
Si muriera hoy diría que desperdicié mi juventud.
Es nuestra obligación sentirnos agotados
y recordar los viejos tiempos.

Nuestras madres nos dijeron que los siglos
están de nuestro lado,
que algún día daríamos nuestro mejor concierto
frente a las puertas de los garages
hasta que las estrellas hayan huido.
No tenemos mucho tiempo.
Esta vida se acabará pronto.
Creo que voy a apagar la luz,
a encender la televisión y a rogar que pasen
un programa doble de "Vidas de famosos".
Amigo mio, no quisieras, a veces
vivir para siempre?